UN POCO DE HISTORIA

Según los especialistas en la materia, el primer caballo de la historia fue «paleohippus» y era un extraño animal de 20 cm. de altura hasta la cruz, tenía cinco dedos en cada una de sus cuatro patas, de esto hace 50 millones de años.
Después vino y vivió el «eohippus» un animalito de 30 cm. de altura hasta el lomo, con aspecto de perro, que había transformado sus dedos en cascos minúsculos. Luego hace treinta millones de años apareció el «mesohippus», de unos 60 cm. de altura, parecido al perro pastor o al zorro rojo. A continuación vino el «merichippus», un animal dice Mitchener «de lo más elegante, terodáctilo, de algo más de un metro de altura, crines erizadas, rostro extendido y barras protectoras detrás de las cuencas oculares. Hace unos 6 millones de años apareció el «piohippus», un hermoso caballo de talla media en casi toda la acepción de la palabra, y por fin, hace 2 millones de años surgió el «ecuus», o sea el caballo actual, uno de los animales más bellos de la naturaleza y también de los más capacitados para correr».
Hay quienes sostienen que el caballo es de origen euro-asiático y que fue introducido en América por los españoles pero existe un convencimiento histórico que señala que fue justo al revés: El caballo nacido en las llanuras del centro de los Estados Unidos y Canadá emigró a Asia y Europa a través del Estrecho de Bering. En realidad lo que hacen los españoles y demás europeos en 1492 es devolver el caballo a su origen. Por eso el indio, pasado el primer susto, se familiarizó rápidamente con el caballo.