LOS CORRALES

Los corrales fueron los sucesores de los fosos o zanjones que consistían en gruesos postes de madera dura. Se colocaban muy juntos, en forma circular, y enterrados hasta cierta altura. La puerta eran otros postes cruzados y sujetos con «guascas» (tiras de cuero).
Más tarde, se agregó a la construcción de estos corrales ocho o nueve alambres, sujetos a los postes. Estos corrales se hacían en forma circular para que los animales chúcaros que se arremolinaban no se lastimaran.