EL JAGÜEL

La palabra jagüel deriva del quichua jagüei o jagüey. Es un pozo o zanja que recibe y conserva el agua de las lluvias o de alguna vertiente natural.
Una de las formas de surtir de agua a los animales, en las épocas de sequía era el jagüel. El agua se extraía a mano o tirando de la cincha del caballo y se volcaba en una canaleta por donde iba a la «bebida». El balde volcador era confeccionado con un cuero de ternero.
Poco a poco fue perfeccionándose el sistema para sacar el agua de los jagüeles: el jagüel de manga de madera, que con un sistema de roldanas y siempre movido por un caballo, llenaba una represa que a su vez alimentaba la bebida. Este sistema no hacía tan pesado el trabajo para el animal, porque la manga se deslizaba sobre un rodillo.