AMADRINAR

Amadrinar es adiestrar a los caballos para que sigan a la yegua madrina.
Se acollara al animal por el cuello, unido a la «yegua madrina» y se mantiene el acollaramiento hasta que el animal se acostumbre a estar cerca de ella, lo mismo de día que de noche y obediente al sonido del cencerro o campanita. Cuando se ha logrado esto, el animal obedecerá a su dueño, quien lo llamará con un silbido para lograr ensillarlo.